Regala el Nacional

Mejores aliños para comer ostras en Barcelona

Share on email
Share on facebook
Share on twitter

Los puristas de las ostras defienden que para degustar su especial sabor a mar lo mejor es comerlas al natural. Pese a esto, también son muchos los comensales que prefieren probar este preciado bivalvo con algún aliño.

Los gustos, a veces, cambian según los países. Y en El Nacional están preparados para satisfacer a todo el mundo. “Tenemos los aliños clásicos: limón, pimienta negra en grano y vinagreta de chalota. Estas son las formas típicas de comer ostras en países como España y Francia”, explica Alain Jeudy, uno de los mayores especialistas en ostras de Barcelona y responsable de la Barra de Ostras de El Nacional.

Tres aliños que maridan a la perfección con las cuatro variedades de ostras que se ofrecen en la barra: tres procedentes del Atlántico y una del Mediterráneo. La Spéciale de Claire Gillardeau, la supergigante de Galicia Fariña, la Krystale de Normandia especial y la especial de Bouzigues, respectivamente.

Ya conocemos la afición por la comida picante en muchos países de Sudamérica, e incluso en China, uno de los mayores productores de ostras del mundo. Por eso, en la Barra de Ostras también podemos encontrar salsa de Tabasco para dar un toque más exótico a la degustación de las ostras. En los países latinoamericanos también es habitual sustituir el limón por unas gotas de zumo de lima, originaria de aquellas tierras y de sabor algo más dulce.

Y también es interesante saber que en China y en algunos países del sudeste asiático, aparte de comer las ostras crudas, las utilizan para elaborar una salsa que sirve de aliño para todo tipo de platos y que tiene un gusto complejo y salado.

Otro acompañante típico de las ostras es el pan con mantequilla salada, pero, tal y como dice Jeudy, “es mejor hacer esta combinación con las ostras procedentes del Atlántico, ya que las del Mediterráneo ya son más saladas.”. Y si pensamos en recetas con ostras, en Francia tienen una buena lista: ostras al horno con ajo, mantequilla y un poco de pan rallado, o gratinadas con salsa holandesa, aromatizada con vino blanco y unos porros. Auténticas delicias.

 

Entradas recientes

Cerrar menú
×